Reciclaje Histórico

 Por María Zozaya

El mundo de la reutilización cuenta con una larga trayectoria en la Historia de la humanidad. Los primeros homínidos reempleaban materiales que tenían directamente de la naturaleza.

Ya desde la etapa del paleolítico se han encontrado en las excavaciones arqueológicas: conchas, huesos y otros objetos cuyo uso iba más allá del tratamiento de la materia prima original. Es decir, más allá de su consumo en cuestiones de alimentación, se utilizaron para construir materiales de caza, pesca, utensilios para tratar las pieles o incluso objetos suntuarios, creando las primeras figuras adoradas en hueso. En Europa quedan restos relativamente abundantes de esgrafiados en huesos o cuernos  de animales hasta la etapa medieval.

Concha tomada de la página oficial de arqueología puertoriqueña
Concha reutilizada. Fuente: ICP, página oficial de arqueología puertoriqueña: https://www.icp.pr.gov/arqueologia/
En cuestiones de construcción, el reutilizar materiales ha sido una constante. En toda la Península Ibérica es común encontrar piedras de molino en construcciones romanas y medievales.

Asimismo, en la arquitectura histórica siempre se ha reutilizado. Es frecuente encontrarse en las murallas de las ciudades de los siglos VII al XV piedras reutilizadas de etapas anteriores con inscripciones visigodas. De ello es ejemplar el caso de la muralla de Ávila, donde hay varios berracos insertos entre sus piezas, que antiguamente tal vez fueran jalones marcadores del territorio o de culto.

También es común encontrar piedras reutizadas que antiguamente hicieron la función de juegos, que luego se reemplearon como material de construcción. Por ejemplo, el juego romano «Molino de nueve» (parecido al Tres en Raya) que está en lateral del Templo Romano de Évora. Hay algunas torres medievales, como la de Talamanca del Jarama, que reúnen muchos de esas piedras que en su momento fueron talladas y luego reutilizadas con la finalidad constructiva. Son conocidos los casos de castillos y murallas de la Península Ibérica cuyas piedras fueron cogidas (a menudo saqueadas) para reedificar nuevos inmuebles.

Campaña para separar los tipos de metal. Fuente: commons.wikimedia.org
La reutilización de materiales de uso doméstico actual encuentra sus antecedentes más cercanos en la Edad Moderna.

De los siglos XVI al XVIII, es común encontrarse en los testamentos de los archivos de protocolos de cualquier ciudad ibérica inventarios post-mortem de individuos en los que se registraban todos los objetos que poseía el individuo, que con frecuencia eran muy escasos. Los materiales de tela o metal se reutilizaban hasta que casi se deshacían.

Cartel animando a reutilizar latas durante la II Guerra Mundial. Fuente: http://www.ridebuzz.org
La reutilización en masa comenzó a variar a partir de la industrialización del siglo XIX.

Desde el comienzo de la introducción del proceso de maquinación comenzaron a abaratarse los productos manufacturados. Pero en general, los grupos sociales más desfavorecidos siguieron reutilizando todo tipo de material. Desde esa etapa contemporánea puede decirse que de la reutilización se pasó al reciclaje, aunque en muy corta medida y en general vinculado a las fundiciones de metal vinculadas a las fábricas. O a la industria armamentística, como en esta de la imagen inferior que decía «Chatarra privada permite hacer un bombardero», y que se vincula a las etapas bélicas, como ahora veremos.

«Private Scrap builds a bomber». «Private Scrap» by G. Cullen, 1940-1945. Fuente: http://www.nationalarchives.gov.uk
El reciclaje de materiales como concebimos hoy en día estuvo normalmente vinculado a la escasez de recursos y complicación del abasto debido a las guerras. Las etapas más conocidas están conmemorando ahora sus celebraciones. Son la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y Segunda Guerra Mundial (1939-1944).

De la Segunda Guerra Mundial proceden la mayoría de las imágenes de esta entrada, en concreto la del cartel superior. Animaba a separar los diferentes metales, el cobre, aluminio, el bronce… el mensaje decía: «Scrap! Will Help win!, don´t Mix it!», cuya traducción vendría a ser: «Cualquier pedazo de chatarra, sepárala, ayudará a ganar (la Guerra)». Y «a ganar ayudará siempre» añado ahora, retomando aquel cartel bélico en circunstancias pacíficas. Algunos se hicieron en ese contexto bélico haciendo algún alarde poético, como la inferior, que reduciendo al enemigo nipón venía a decir: «Guarda chatarra para ganar al Jap (onés)».

Save Scrap to beat the Jap. Fuente: http://propagandaposterstore.com
Del teatro bélico se pasó después al reciclaje por objetivos afortunadamente  de sostenibilidad con el medio ambiente.

En la actualidad se han multiplicado las tareas de reciclaje y reutilización. De reciclaje de materiales para volver a realizar objetos de similar funcionalidad, especialmente el papel, el vidrio, el metal y el plástico.

Promocionando la reutilización de goma en tiempo de la II Guerra Mundial. Fuente: http://fortmissoulamuseum.org/

Y ha aumentado la reutilización de objetos que fueron creados con una funcionalidad, reusándolos para objetivos muy diferentes para los que se hicieron. Las iniciativas de reutilización han aumentado mucho en los últimos años y puedes encontrarlas dispersas por el mundo o en internet.

Cartel llamando a que no se tirase comida a la basura, que se consumiese el máximo posible. Fuente: sustainabletable.org.au

Los restos de comida desde siempre han servido para abonar la tierra, de toda la vida para alimentar a los cerdos, y hoy se usan para hacer «Compost» casero. Durante la II Guerra Mundial en América, desde las alcaldías se encargaban de recoger los restos orgánicos para alimentar a los cerdos.

«Queremos las sobras de tu cocina», Fuente: http://www.vinmag.com
Otra iniciativa promovida en etapas de guerra fue la de reducir los desperdicios y, con ellos, mantener limpia la basura.

A mi juicio, en el fondo era un pequeño eufemismo que llamaba a mantener la línea por la inevitable carestía que generaba la dificultad de abastos y de escasez de hombres para trabajar el campo porque tenían que ir al frente de batalla, conforme los criterios de la época.

*

Como se ha señalado en etapas históricas anteriores, es esencial separar los residuos.

Cartel llamando a la separación de todo tipo de residuos de la cocina: el metal, los huesos…. todo se tenía que separar y mantener limpio.
Crowd Recycling te anima a repensar en que si nuestros antepasados reutilizaron tantos materiales, nunca es tarde para que tú empieces a hacerlo.

Nuestra iniciativa (con todos los consejos que aparecen en esta web) está especialmente volcada en la reutilización de objetos y en la reducción del derroche. Quiere animarte a que mires a tu alrededor y pienses en formas creativas con las que podrías reutilizar cosas que ibas a tirar a la basura sin separar. A tirarlas bien porque no exista el medio de reciclar a tu alcance en tu localidad, o bien porque no acostumbres a hacerlo por el motivo que sea.

*

Si has leido estos contenidos y los quieres reutilizar, puedes hacerlo respetando la autoría y reconociéndola citando así:

María Zozaya, «Reciclaje histórico», Crowd-Recycling, ISSN: 2444-7285, 2014. Disponible en: https://crowdreciclyng.wordpress.com/filosofia-e-historia-del-reciclaje/

Eres bienvenido a compartir en facebook para ayudarnos a difundir la filosofía del reciclaje y la reutilización. Si te gustan las imágenes de esta sección, puedes ver la de carteles artísticos de esta misma página.

3 comentarios en “Reciclaje Histórico”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

ReCYCLE & ReUSE. Site didactico para educar a la ciudadanía en la sostenibilidad, la reutilización y la reducción del gasto energético cotidiano. Idea original de Maria Zozaya-Montes

A %d blogueros les gusta esto: