EcoVerney acerca la sustentabilidad a La Universidad de Évora con una fiesta y con Crowd-Recycling.

Por María Zozaya.

El objetivo de conseguir la academia sostenible sigue siendo probablemente un sueño en Europa del Sur.

Un sueño que abarca a menudo todos los ámbitos. En el orden de los recursos, podemos citar: aguas que corren por los grifos de los lavabos mal cerrados, luces encendidas de salas que no tienen presencias, o iluminadas todas las artificiales en salas que sin embargo tienen el acceso a la luz natural -fatalmente cegada con grandes persianas-;  muebles en las ventanas o entradas naturales de luz; ausencia de plantas en todas las aulas y en los pasillos, e incluso, a veces, decorados con algunas plantas de plástico para rematar la ausencia ecológica.

En el orden del material fungible, es fácil ver en las universidades: carteles que se imprimen a todo color (aunque se coloquen el día anterior del evento y se eliminen el día siguiente), o mensajes llenos de tinta impresa que podrían escribirse a mano; sillas renovadas -sin efecto ergonómico- de materiales no reciclados que olvidan donde se meterán todas las anteriores; papeles Din A3 y Din A4 que se tiran porque hay un error en la impresión (en vez de idear algo con ellos o reutilizar el reverso directamente). Son numerosos los ejemplos de cuestiones que no es fácil resolver cuando se trata de cientos de personas con educación -o sin ella- y origen muy variado, conjunto que es difícil orientar salvo que sea con carteles, estrategias de actuación común o campañas de concienciación atractivas.

Tales son algunos de los fabulosos casos que llenan diariamente las universidades, contra los cuales es difícil luchar, cuando encontramos burocracia en medio de una petición, y cuando no se impone una política concieciadora. Y más si contemplamos que la sostenibilidad global suele estar olvidada desde la retórica de la academia (salvo ejemplos gloriosos como Anthony Giddens en la London School of Economics), más preocupada en cuestiones básicas, que llevan a que su empleo de la palabra «desafío» en sus discursos suela referirse a cuestiones tan banales como que sus alumnos acaben el año (cuando eso debería de ser una obligación mínima), en vez de plantearse conseguir formar a ciudadanos en todos los ámbitos, sin ser menos el cultural o de la sustentabilidad, partiendo del consumo responsable de materiales y recursos.

Crowd-Recycling se congratula de ver que, precisamente para concienciar a los alumnos y a los profesores desde la organización EcoVerney (centro Verney, de la Universidad de Evora)  se tenga  la iniciativa de convocar una fiesta ecológica en la que se invita a participar en actividades lúdicas. Realiza una fiesta de la Ecología en la que reúne diversos ámbitos interdisciplinares con el objetivo de concienciar, ofrecer respuestas a la necesidad diaria de reutilizar objetos, y proponer formas ingeniosas de que el ciudadano piense desde la perspectiva del reciclaje.

Cartel-pegatina de Crowd-Recycling para colocar en espacios públicos concienciando sobre la necesidad de consumo responsable

Entre las propuestas se encuentra la participación de Crowd-Recycling ofreciendo una oficina con ideas sobre cómo reutilizar materiales cotidianos.

La impartida el día 15 de Mayo se centra en el reciclaje del tetra-brick, principalmente creando billeteras. En este taller o workshop se habla de la importancia de reciclar este tipo de material, con la sugerencia de reutilizarlo antes ingeniando objetos de uso cotidiano, tan útiles como un portamonedas.  Todos aquellos que lleven un tetrabrick y sus tijeras (cuando quieran realizarlos ellos mismos) y sigan las instrucciones con un poco de atención, podrán comprobar lo fácil que es crear un nuevo objeto, dando una segunda vida a ese material antes de ir al contenedor de reciclaje.

 

Lo mejor es que las ideas aportadas a los asistentes suelen incentivar su ingenio, proponiendo el eterno estado creativo con objetos que nos rodean y que, en vez de tirarlos cuando los han usado una vez, que prefieran pensar en las múltiples posibilidades que ofrecen siendo creativos. De esa manera, se invierte el sentimiento consumista que está acabando con los océanos y contaminando por doquier, para intentar fomentar una concienciación de cada objeto material que se tira por día, sea tanto de brick, como de plástico, lata o corcho, por ejemplo.

 

Para animar a participar en este workshop Crowd-Recycling quiere que te hagas esta pregunta: cuántos materiales REutilizas por semana?  Sin contar con los que reciclas llevando a los contenedores, es posible que sean pocos. Queremos recordar que si aumentases el reciclaje y redujeses el consumismo ayudarías al planeta a cargar con menos producción de objetos que difícilmente consigue biodegradar.

 

Algunas de las imágenes que resumen la oficina de reciclaje:

La doctora Maria Ilheu presenta la oficina CrowdRecycling en la Ecofest de Ecoverney, cuando curiusamente apareció un pavo, que es el símbolo de su organización. Foto: M. Zozaya.

 

 

Algunos de los participantes en la EcoFest liderada por Maria Ilheu. Foto: Maria Zozaya
Algunos de los portamonedas de los participantes en la oficina CrowdRecycling de Eco Fest. Foto: M. Zozaya.
Momento Musical con ritmos brasileños para terminar el primer día de Ecofest. Foto: M. Zozaya.

Puedes ver más fotos en el facebook de CrowdRecycling y agradecemos si dices «like» o das a la página «me gusta».

Cómo citar esta entrada

María Zozaya,  «EcoVerney acerca la sustentabilidad a La Universidad de Évora con una fiesta y con Crowd-Recycling». CROWD-RECYCLING . ISSN 2444-7285, 14 mayo 2018.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s