Academia Sustentable

Por María Zozaya

Las buenas prácticas de la academia no deberían de pasar sólo por leer ciencia, citarla, respetar las ideas ajenas o colaborar con equipos nacionales e internacionales. 
También deberían tener una cláusula obligatoria para que se cumplieran ciertos requisitos acordes con las prácticas ecológicas.
  1. El primero, a mi juicio, es el uso responsable del papel y de la tinta, tanto por la calidad como por la cantidad. Además de las consabidas normas de reciclar el papel para darle un segundo uso, o no imprimir los correos salvo cuando es estrictamente necesario, hay otras cuestiones asociadas a la reducción cotidiana, especialmente notable a largo plazo.

Las impresiones en tinta blanca y negra son mucho más ecológicas -en términos de gasto energético- que las de color. Igualmente, hay que reducir el uso de cantidad de tintas en las impresiones, lo que se puede favorecer por dos vías, sea seleccionando la forma ecológica del borrador, sea intentando reducir colores en todo tipo de papel o cartón.

Es ideal que el soporte de todas ellas sea de cartón o papel reciclado (no blanqueado). Para que empleen la menor tinta de color posible pueden llevar los fondos claros, sea porque se omite un fondo en el diseño (hay que evitar los colores fuertes), sea usando un tipo de papel que ya tiene un mínimo de color. En este sentido es recomendable el reciclado, o si se usan los colores, que sean claros tipo crema o gris suave, de este modo las letras resaltarán sin necesidad de hacerlas más gruesas.

Tales recomendaciones de tinta y papel han de aplicarse en cualquier soporte asociado a la vida de la academia:

-Los carteles de anuncios de actividades (Din A3, Din A4).

-Las hojas anunciadoras de congresos  (trípticos y otras variantes).

-Las carpetas que se entregan en los congresos y encuentros.

-Los certificados de los congresos (han de ser en papel sin fondo de color, lo que es tristemente una práctica habitual).

-Las tarjetas de visita (aquí puede permitise algo de color o fotos por su mínimo tamaño, si bien es ideal que tenga un código QR/bidi que remita a los enlaces de la página web que tenga tales colores).

Seguidamente aparece un modelo de cartel de congreso internacional donde fueron usadas de forma responsable las tintas en sus diversos soportes (1). Primero, porque no tiene color de fondo (lo que ayuda a resaltar todo tipo de logos que usen colores claros). Segundo, porque emplea las mínimas letras (remite a la página web donde se encuentra el resto de información, con Código QR). Tercero, porque su imagen principal es en blanco y negro; para ello es un buen recurso usar fotografías antiguas o grabados, que puedes encontrar en páginas ligadas a los museos y archivos históricos (2).

FotoCartazSocyhume

Si quieren emplear muchos colores, recuerden la ventaja de las nuevas tecnologías, pudiendo hacer:

-una página web y equivalentes anuncios en las redes sociales con mucho colorido,

-diseñando luego carteles y programas para imprimir haciendo un uso responsable del color con las tintas.

2) Segundo, un uso responsable de la energía consumida innecesariamente: luz, calefacción o aires acondicionados.
En los encuentros extraordinarios de investigadores, así como en la distribución cotidiana de las aulas, Crowd-Recycling recomienda siempre por el uso de la luz natural. Esta recomendación conlleva dos cuestiones básicas normalmente inclumplidas.

Primero, apartar de las ventanas y entradas de luz muebles o cualquier objeto que disminuya la iluminación natural. Segundo, reducir el empleo de la luz artificial , permitiendo la entrada de la natural, subiendo las persianas de las ventanas, y despejando las cortinas que tienden a tapar cualquier entrada de luz en los salones de actos «nobles» de las universidades. Es uno de los vicios del sistema educativo de la academia en la Península Ibérica. Es común que en los grandes auditorios o salones de reuniones, aún dotados de grandes ventanales, mantengan cerradas sus entradas naturales de luz y recurran a la artificial, aumentando el correspondiente gasto energético. El motivo aparente es el de generar seriedad y evitar distracciones, pero psicológicamente genera sensación de encierro y claustrofobia que a la larga produce más cansancio, pérdida de concentración y menor rendimiento. Igualmente, la entrada de aire puro despeja, mientras que los espacios cerrados donde apenas se regenera el oxígeno produce somnolencia e incluso dolor de cabeza (y el efecto de saturación que pueden provocar las largas sesiones de los congresos).

Igualmente sucede con la energía empleada para refrigerar  calentar las salas, que suele ser artificial y perderse cuando se juntan numerosas personas que no hacen un consumo responsable.  Tampoco respetan la normativa vigente para mantener la temperatura en espacios públicos de trabajo:

Se aconseja que la temperatura esté entre 18ºC y 22ºC (3).

Lo más recomendable es que sea lo más natural posible, que haga menos contraste con la temperatura del exterior, y que tenga en cuenta las corrientes naturales (sea para provocarlas para frenar el calor del verano, sea para frenarlas cerrando las puertas en invierno, o cerrando las entradas de calor ante los golpes de sol).

En España y Portugal hay un descrontrol absoluto con el uso excesivo de aires acondicionados. La cuestión es que hay incluso máximos de temperatura legales que no son respetados, de manera que llevan a estar asfixiada en invierno en las aulas, o al contrario, a llevar chaquetas para abrigarse en pleno Alentejo (o en los autobuses en Madrid en agosto). El motivo: la gente quiere contrarrestar con golpes de temperatura en vez de buscar una temperatura media más cercana a la natural, y no se plantea ser más responsable en la gestión natural de los elementos que provocan un cambio de temperatura.

Muchos pueden ser los consejos para evitarlo: en Japón reducen el consumo de calorías en verano, otros recomiendan beber mucho líquido frío porque rebaja la temperatura tres veces más que el aire que nos rodea. Lo mismo sucede en el invierno ingiriendo tés calientes o simplemente moviéndose para ir a las aulas en bicicleta o andando. En invierno siempre es una buena solución seguir el modelo del Teatro Garcia de Resende, llevando una mantita para poner en las rodillas en el trabajo o las aulas, y lógicamente en verano usar menos abrigo y tejidos naturales. Otra posibilidad para los congresos en las Universidades es desterrar el traje académico con chaqueta y corbata entre junio y septiembre, sustituyéndolo por una camisa elegante de un buen tejido natural, lo que evitaría los aires acondicionados al máximo volumen que a la par deja heladas a las personas ataviadas con trajes adecuados a la estación.

3) Los envases son otro elemento que ha de tenerse en cuenta para los encuentros académicos. Cuando se reúnen muchas personas varios días en un «workshop», congreso o encuentro internacional es necesario hidratarse, pero pensando en el medio ambiente. Se recomienda tener agua sin restricciones pero envasado en botellas grandes y preferiblemente de vidrio. A la vez se plantean dudas, pues si las botellas de agua de cinco litros son mucho más ahorrativas en sentido ecológico (y económico) que las pequeñas, si cada persona usa un vaso de plástico cada vez que bebe, se produce un gasto de plástico equivalente al que si llevara botellas pequeñas. A la par, se proponen los vasos de vidrio o de celulosa reciclada. Nuestra recomendación es emplear vasos de vidrio que vayan siendo rellenados por cada cual, empleando el mismo por día o por sesión de mañana o tarde. En el encuentro de Corea del Sur en AHlist tenían vasos con diferentes tonos de color de fondo, con lo que cada cual usaba siempre el mismo. Lo mismo sucede cuando hay un coctail de bienvenida o con las paradas para el café. Si el comensal puede usar un vaso de plástico o de vidrio en vez de tres, es mucho menor el consumo energético resultante en residuos o limpieza.

AquómetroCrowdRecyclingMariaZozaya

4) Por último, también es común que en los espacios académicos de uso común  en escuelas o universidades existan en los baños grifos que pierden agua y lleven hasta un año goteando, despilfarrando cientos de litros de la manera más triste para el medio ambiente.

Poner una pegatina, un cartel recordando la necesidad de cerrar bien el grifo, o directamente cerrando una entrada de agua cuando un grifo no para de gotear porque el equipo técnico no lo soluciona, puede ser una respuesta ante la irresponsabilidad anónima. Si bien recomendamos pedir a los más pequeños que hagan dibujos para recordar tiernamente estos mensajes a los adultos,  en esta página también puedes encontrar carteles que imprimir en pequeño (6 por folio) y colocarlos en diversos lugares, como el «acuómetro» que recuerda que un grifo abierto un minuto puede verter hasta ocho litros de agua, u otros más infantiles ideales para las escuelas.

UsoResponsabledelAguaZozayaAmar

 

Notas:

(1) Congreso Socyhume, de la Sociabilidad al Patrimonio. Contó con la misma línea sostenible para los programas y el libro de resúmenes. Luego la parte virtual permite colocar las fotos en una galería en la misma página con sus enlaces sin emplear tinta.

(2) Como en este caso, tomado del Museo del Romanticismo de Madrid, si bien existen muchos otros donde puedes encontrar documentación, como PARES, el portal de Archivos españoles en red, u otros archivos digitales, como los que recoge Nonnullus.

(3) En el caso portugués véase el Decreto ley 243/86 .

En el caso español varía entre las temporadas del año, vease  el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril.

En el caso Europeo, la ley dice que hay que actuar cuando en el trabajo sedentario se alcanzan los 24 ª , según worksmart.

(4) Créditos de las fotos. Imagen superior: cartel e teléfono eléctrico IBM, Reader´s Digest. Resto de carteles diseñados por María Zozaya para Crowd-Recycling.

Sugerencia de cita de esta entrada:

María Zozaya, «Academia Sustentable», Crowd-Recycling, ISSN 2444-7285, 10/05/2017. Disponible en: https://crowdreciclyng.wordpress.com/2017/05/10/academia-sustentable/ 

 

Muchas gracias por compartir esta entrada, en facebook, twitter o cualquiera de las redes sociales. Cuanta más gente concienciada, más gana el mundo.

3 comentarios en “Academia Sustentable”

    1. Muchas gracias, si tienes otras ideas, puedes aportarlas aquí, toda sugerencia sirve para dar ideas colectivas a la comunidad y mejorar un mundo común.
      Escribes tu idea y la firmas, sea por esta vía, o en twitter o facebook.
      Un abrazo

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s